Código Nucú / Sasil, la simulación

 César Trujillo

Un video que circuló en redes sociales mostró a la senadora del Partido Encuentro Social (PES), Sasil De León Villard, caminando custodiada entre dos filas de mujeres policías. Sonriente y lejana de todo roce con el pueblo, avanza. Está, pues, en su hábitat, en su estatus natural: el de la frivolidad que aprendió en su paso por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Chiapas y cuyo consejero y maestro fue el exgobernador Manuel Velasco Coello.
Pese al intento de sus colaboradores de acusar que fue culpa de la alcaldesa de Tuxtla Chico, Deysi Aguilar, el mantenerla alejada por la seguridad “asignada” y no solicitada (así dicen que fue), todos quienes conocemos el andar de la legisladora del PES sabemos que no es así. Su paso por la otrora SEDEM y sus desplantes son ejemplo basto para saber de lo que hablo.
Lo único que queda claro en ese video es que sigue inscrita en su papel de todopoderosa que se da, cuando quiere, baños de pueblo.
Entiendo bien que tema los reclamos justos de los pobladores, que tenga pena que le recriminen el arribismo que ha ponderado del 2015 a la fecha, que quiera evitar tomar compromisos o que, simplemente, derivado de su desconocimiento de su papel como senadora, no quiera quedar evidenciada en lo que no sabe. Sin embargo, hay otras formas. Simples y llanas, aclaro.
No necesita mostrarse aislada porque siempre lo ha sido. Lo sabemos. Tampoco ofendida por lo que la gente, cansada de tantos abusos, le pueda llegar a decir, pues entendemos que no le importa lo que los votantes o militantes del PES o de Morena le digan: le ha valido una pura y dos con sal lo que se diga. Total, ella se mueve con los cotos de poder de familiares y amigos, y en esferas de poder que son la fórmula favorita en la aldea chiapaneca.
Creo, eso sí, que el error más grande de un político es no entender que en estos tiempos los “engaña bobos” y simuladores pasaron de moda. Que muchos políticos en funciones son una carta que se puede leer de derecha a izquierda sin el menor esfuerzo y Sasil, la senadora del PES, es de ese grupo chambón.
Aparentar lo que no se es tiene consecuencias. Darse baños de pueblo y “poner un cristal” en el montaje es un chiste que se cuenta solo. Bien lo dijo William Shakespeare: “El traje denota muchas veces al hombre” y en este caso, fue así. ¡Es cuanto!

#CONPASOFIRME.- Este fin de semana fue una fecha histórica para el sindicalismo en Chiapas. El SICOTRACH-CATEM logró, a través del liderazgo de mis amigos Óscar Octavio Albores de la Riva y Limberg Gordillo Ramírez, coadyuvar esfuerzos para caminar hombro con hombro con los sindicatos del COBACH, UNICACH, UNACH, SITATICH y SITRADICH.
La firma para unir esfuerzos y los acuerdos de ser partícipes del nuevo sindicalismo en México se dieron en la antesala de la toma de protesta del Comité Ejecutivo Estatal de la Confederación Autónoma de los Trabajadores y Empleados de México (CATEM), cuya Secretaría General en Chiapas recae en la figura de Arbelio Galdámez Cruz.
En una reunión celebrada en un restaurante al poniente de la ciudad, los líderes sindicales, cuya fuerza fusionada ronda los 20 mil agremiados, acordaron trabajar con ética y en defensa del empoderamiento de la clase trabajadora, apegados a los principios de corresponsabilidad y transparencia que les ha solicitado su líder nacional, Pedro Miguel Haces Barba.
Y no es para menos, pues luego de la expulsión de la CTM y la CROC del organismo sindical internacional, la CATEM ha dado pasos firmes que la tienen hoy como la casa que brinda la paz laboral que por mucho tiempo perdió la clase trabajadora debido a que los líderes desvirtuaron el objetivo sin importar lo que ello significaba para todos.
No hay que perder de vista esta vinculación de los sindicatos que están coadyuvando esfuerzos y que caminan bajo un objetivo en común: la defensa de los trabajadores que han visto sus derechos vejados por los intereses de unos cuantos. Hoy por hoy sabemos que con la Cuarta Transformación el sindicalismo ha tomado un nuevo rumbo en la transparencia para la elección de sus dirigentes: a través del voto directo y secreto; así como la rendición de cuentas de las cuotas laborales y, por supuesto, “la mejora de las condiciones contractuales para los trabajadores que, además, sean de libre acceso para cualquier afiliado”.
Ya les contaré a detalle cómo transcurrió la toma de protesta el 17 de marzo. Mientras tanto, bien jugado ese balón.

#MANJAR.- Resulta que ahora a Julián Nazar, presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se le cruzaron los roles: pasó, pues, de ser el rey del garrote y el lord gandaya a la denuncia donde dice haber sufrido robo, allanamiento y daños a sus propiedades. En rueda de prensa denunció, incluso, que no tiene enemigos. ¡Uff! Supongo que se refiere a que en política todos se tapan con la misma sábana, pero en su caso debería meditar los nombres de todos aquellos con que se ha pasado de la raya o a quienes a denostado en sus declaraciones tropezadas y abruptas, desencajadas como su discurso o sus señalamientos viscerales, que siempre acostumbra. Quizá ahí encuentre lo que busca y lo persigue, si no es un alucín derivado de la edad. Y no es que a nadie le agrade la violencia, pero bien dicen los viejos que a cada cochi le llega su madrugada. Cada quien cosecha lo que siembra, pues. #UnaDeCal // “La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del Parlamento no puede ser más incompetente que aquellos que le han votado”. Elbert Hubbard. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Bisontes de Daniel Espartaco Sánchez y el disco Ajuste de cuentas de Quique González. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *