Código Nucú / Dos años, dos

César Trujillo

El gobernador Rutilio Escandón Cadenas rindió su segundo informe de gobierno en el Poder Legislativo. Lo hizo en la capital chiapaneca. Lo hizo acuerpado de los dos poderes. Lo hizo en compañía de varios invitados especiales de las cámaras alta y baja. Lo hizo en apego a la ley y sin un montaje y un dispendio de acarreo como el que en gobiernos anteriores nos tenían acostumbrados.

Podemos empezar por señalar el mensaje de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, quien no sólo acudió al llamado a Chiapas, sino que en su participación reconoció el compromiso y trabajo del mandatario chiapaneco con el proyecto de transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, a la par que mostró su agradecimiento porque la entidad se sigue manteniendo en semáforo verde en esta pandemia. 

Porque hay que señalar que ese semáforo en verde es el que trajo a una de las mujeres más poderosas dentro del gabinete presidencial a brindar el respaldo del Presidente de la República al gobernador chiapaneco. Sí. Pero también lo hizo para refrendar y dejar clara la cercanía y confianza del gobierno federal con la entidad, y la amistad que mantienen Escandón Cadenas y López Obrador, misma que viene desde la militancia de ambos en el PRD. Ojo aquí.

Pienso en la importancia de este respaldo y lo hago no sólo porque forma es fondo en sí, sino porque la Secretaria de Gobernación hizo hincapié en cuatro puntos: el combate a la corrupción, el apoyo a la población vulnerable, la construcción de la gobernabilidad y la democracia dentro de esta administración, como ejes en los que coinciden el proyecto nacional. 

No es para menos dicho mensaje. Tampoco para no leerlo desde todas sus líneas. Recordemos que en Chiapas algunos colaboradores de este gobierno, incluyendo a un subsecretario, fueron retirados de sus cargos y puestos a disposición de las autoridades al ser evidenciados en actos de corrupción. Y deje le digo que por ese camino van varios presidentes municipales en funciones que ya deben estarse tronando los dedos al no poder comprobar sus cuentas públicas y que podrían ser candidatos a la cárcel por sus excesos. 

Lo mismo pasa con el tema del apoyo de la población vulnerable en donde, tras los diferentes fenómenos naturales que golpearon a la entidad, el gobierno está trabajando en el levantamiento de un censo para los damnificados y en donde se debe remarcar el mensaje que ha enviado, en repetidas ocasiones, el gobernador de que nada ni nadie se quedará con las manos vacías.

¿Hay desconfianza de una parte de la población? Claro que la hay. Raro sería si no fuera así. No puede ser para menos. El sexenio pasado, entre Manuel Velasco y Rosario Robles, por señalar algunos episodios, montaron teatros con los damnificados a los que, a fin de cuentas, dejaron con las manos vacías y en total abandono pese a los cientos de promesas, las miles de fotos y los desplegados que se pagaron para mediatizar el tema en el que el mismo expresidente Enrique Peña Nieto participó.

Hoy, no hay teatros montados y la ayuda está aterrizando a las comunidades y ejidos más afectados que es lo importante. No lo digo yo, lo dice la gente y no desde las redes donde la víscera les gana a muchos. Y aclaro, falta mucho por hacer y se espera que todos los afectados puedan ser atendidos, pese a las dificultades que se presentan por los cambios del mismo clima. 

Por ello digo que es de reconocer que Sánchez Cordero fuera enfática en celebrar el empeño, dedicación y la actitud de liderazgo del mandatario, lo cual no es gratuito, sino que deriva del enorme reto que representa tomar las riendas de uno de los estados más pobres del país, de uno de los estados más saqueados y vilipendiados por los sexenios pasados, y uno de los estados que ha soportado por años los abusos.

Por ello, cuando se habla de gobernabilidad y democracia debemos voltear la vista al pasado y ver que los excesos cometidos, la frivolidad y el desdén con que se le dieron la espalda a los problemas, a los temas sociales, a los conflictos, los hizo crecer como una bola de nieve que no se detiene tan fácilmente, y que empiezan a exigir solución.

Sin embargo, hay voluntad política para resolverlo y el tiempo que le resta a este gobierno deberá emplearse en ello. Tan claro es como que hoy los uniformados y los normalistas y miembros del Mocri no chocaron, no se agarraron a golpes y apostaron al diálogo, apostaron a esperar que los cambios realizados en el Ejecutivo dentro de la Secretaría General de Gobierno rindan sus frutos. Lo mismo pasó el día de ayer con los transportistas que pudieron paralizar a la entidad pero terminaron frenando todo.

Nada se soluciona de la noche a la mañana. Menos aún cuando se dejaron de hacer las cosas por años y se dio prioridad al dispendio y la simulación. Hoy toca pagar y resolver. Cierto. Y seguro estoy que así será. 

#Manjar Olaf Gómez Hernández es el nuevo Fiscal General del Estado de Chiapas, quien en acto protocolario rindió protesta de rigor ante el pleno de la Sexagésima Séptima Legislatura. Fue la Comisión de Justicia quien propuso elegirlo de la terna enviada por el Ejecutivo y durará en su cargo nueve años. Entrará en ejercicio de sus funciones previa protesta de ley que rinda ante el Poder Legislativo. #enunpárrafo “sumergidas las ciudades de la memoria / por un exceso de sueño / con gran esfuerzo remontas las aguas / el pálido sufrimiento cuya sed así tu apagas  / jamás lo hubieses podido imaginar / vivir persiste y anuncia una débil y desnuda  7 voluntad frente a los ojos congelados del porvenir”. Martine Broda. #ElPoema // La recomendación de hoy: el libro El mundo de Odiseo de M. I. Finley  y el disco Achtung Baby de U2. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor que hacer, póngase a leer.  

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1        

Facebook: @CodigoNucu

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *