Ensalada de Grillos / Una mala broma



Ciro Castillo


Cuando comenzó a correr el rumor y algunos medios de comunicación difundieron la noticia de que sería Felipe Granda el “caballo negro” de Morena para la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez, muchos creyeron que se trataba de una “mala broma”.

Empezó la preguntadera de boca a boca, incluso más que en las redes sociales, que ahora son una especie de termómetro del día a día.

Cómo es posible que Morena postule a un “empresario” que siempre ha vivido de la “teta” del gobierno en turno y lo único que busca es sacar raja política para llenarse sus bolsillos, se preguntaron muchos tuxtlecos.

Cómo es posible que Morena no reelija a Carlos Morales Vázquez, quien ha hecho un trabajo decente y aceptable en la capital chiapaneca, donde hay evidentes mejoras en vialidades, alumbrado y manejo de la basura.

Si Morena no postula a Carlos Morales vamos a ir en contra o con otro, fue la advertencia que comenzó a correr, insistimos, de boca en boca.

Al final de cuentas y horas antes de que se cerrara el registro de candidatos a las diputaciones locales y miembros de Ayuntamientos, con un IEPC que puso “la pata dura” porque le estaban pidiendo una segunda prórroga, en la cúpula de Morena escucharon los clamores.

Se impuso la lógica. Optaron por el exdiputado federal por el PRD, cuya trayectoria ha sido de mucha discreción.

Parece que desde palacio estatal fue necesario un empujoncito porque había muchos intereses que no querían que el nacido en Coita intentara la reelección.

Lo de Granda, quien se registró prácticamente en todo para tirar charal y sacar pescado, seguramente será para otra ocasión, porque es de esos personajes que siempre están ahí, para lo que se les ofrezca a los que sí juegan a la política.

Aunque no fue vital, sí pesó mucho la publicación del diario Reforma, quien recordó su pasado panista, priísta, verdecologista y hasta sus ligas con Frena. Cómo es posible que un anti lopezobradorista llegase a la alcaldía de la capital de Chiapas, la cereza en el pastel de la política aldeana…

SAN CRISTÓBAL, NO

Donde los clamores y la lógica no se impusieron fue en San Cristóbal de Las Casas, donde el candidato a la alcaldía será Juan Salvador Camacho Velasco, un diputado local duramente cuestionado por fomentar las invasiones en zonas de conservación, pero sobre todo por su parentesco con Manuel Velasco Coello.

A diferencia de Tuxtla Gutiérrez, a “Chava” le ayudó la mala gestión que había desarrollado la presidenta Municipal, Jerónima Toledo, quien al parecer fue premiada con una diputación plurinominal.

También tuvieron qué ver las huestes “manuelistas”, aunque en el pecado podría llevar la penitencia.

En San Cristóbal muchos morenistas que no están conformes podrían indisciplinarse y optar por otras opciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *