Ensalada de Grillos / El amor acaba



Ciro Castillo


Son las 5 de la mañana en punto. Frente a la séptima región militar solo hay un puñado de militares, algunos funcionarios y varios servidores de la nación que se apuran a colocarse los chalecos guindas.

-¿Dónde es la entrada para prensa? Pregunto a tres policías municipales que están colocados en el camellón del paso peatonal que está ante esta instalación militar, a donde una vez llegué preguntando qué se necesitaba para ser soldado raso y un capitán me echó, de buen modo, pero me echó. Me dijo que lo mío era la escuela y no la tropa.

—¿Quieres andar como esos cabrones, pelones, con la gran mochila en la espalda?, me dijo…

Austeridad republicana

En la Calle 12 de Octubre y Avenida José María Morelos y Pavón de la Bienestar Social, un agente de Tránsito que ronda en los 90 kilos hace malabares para convencer a un fotógrafo para que le tome una foto con su celular.

—Tengo que reportarme— dice, con cierta emoción, un poco de ego y algo de estrés.

El fotógrafo se apea, igual que yo y apresuramos el paso hacia donde es el acceso para la prensa local.

Una tanqueta del Ejército Mexicano nos traslada hasta un pequeño auditorio, donde nos checan la temperatura y nos colocan gel alcohol en las manos por segunda ocasión.

En el camino hacia ese lugar no puedo dejar de decir para mis adentros: si los soldados quisieran tomar el control del país lo tomarían con la mano en la cintura.

Son organizados, tienen ingenieros, administradores, médicos, las armas y “tienen disciplina”, me complementa un amigo periodista de la vieja guardia, quien va impecablemente vestido con traje.

Mientras llega la hora de ir al área donde será la mañanera, los militares, quienes tienen fama de dar buenos desayunos, nos ofrecen un “cofe break”.

Se ve que la austeridad también los alcanzó. El café no es muy bueno y solo hay unas galletas tartinas y manzanas rojas…

Se roban el show

Faltan unos minutos para las 6 de la mañana y los reporteros nacionales se empiezan a poner inquietos. Algo pasa.

Otros periodistas locales se ufanan de ser los primeros en estar enterados y comienzan a señalar cuáles páginas del “face” han iniciado transmisiones en vivo.

—Son maestros de la CNTE, algunos trabajadores de salud —

Empieza a suceder lo impensable, lo que nadie parece haber previsto. Un grupo de manifestantes, maestros de la Sección 7 del SNTE, afiliados a la Coordinadora, no dejan que avance la camioneta en la que viaja Andrés Manuel López Obrador.

Los reporteros se ponen más inquietos y cuando falta poco para las 7 de la mañana, hora de inicio de la mañanera, comienzan a hacer sus reportes en vivo.

Unos se escuchan ecuánimes. Otros le ponen “salsa a sus tacos”. Otros cuentan lo que les contaron algunos reporteros locales.

Una señorita espigada, militar, me supongo, nos exhorta, de buen modo, pero firme, que vayamos al baño ahora mismo porque en la próxima hora no habrá chance.

Algunos conectamos el cerebro con el órgano urinario y seguimos las indicaciones.

Para ese momento, la nota ya es nacional. “La CNTE impide el paso a López Obrador”…

Les voltean la tortilla

El gobernador Rutilio Escandón, a quien le quisieron cargar “el muertito”, pero la realidad es que el tema fue tomado por la SEP, muestra prudencia en sus expresiones al comenzar la mañanera, una mañanera insólita, pues no está su anfitrión.

La secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, parece fijar una postura al respecto y asegura que el gobierno mexicano siempre optará por la negociación. “Diálogo y más diálogo”, pero la CNTE no entiende razones y quiere que les resuelvan en fast track.

Mientras el secretario de la Defensa, Luis Crecensio Sandoval, presenta un informe de los avances en seguridad que tiene Chiapas y los titulares de Marina y Guardia Nacional mantienen esa hosquedad de la milicia, el coordinador de comunicación, Jesús Ramírez, va de un lado a otro.

Tras responder algunas preguntas y cuando faltan unos minutos para las 8 de la mañana, Rosa Icela Rodríguez anuncia que hay un mensaje del Presidente desde su camioneta.

Algo falla en la comunicación. El mandatario mexicano está a una cuadra, pero no se escucha el audio.

Después de unos segundos de incertidumbre, no más que la que ha provocado que el creador de la mañanera no llegara a la cita, corre video.

“Yo estaba a punto de llegar a este cuartel militar en Tuxtla, para participar en la reunión de 6 a 7 de la mañana de seguridad, y luego informar al pueblo de México, pero a la entrada, un grupo de maestros de la CNTE nos impidieron la entrada, bajo la condición de que teníamos que atenderlos de inmediato y resolverles sus demandas”, suelta a través de su celular.

“He hablado con la CNTE en ocho o diez ocasiones… por la dignidad de la investidura presidencial no puedo someterme a chantajes de nadie”, agrega, mientras afuera se alcanzan a escuchar a lo lejos, algunas consignas.

“No voy a entrar por la fuerza. No son verdaderamente muchos, podría yo entrar, pero decidí no hacerlo, es como una protesta de mi parte”, complementa, instantes después de haber bajado su cristal por unos segundos para exigir respeto a los maestros de la CNTE, quienes en campaña fueron sus aliados.

“Miren las cosas que suceden. Esto es parte de la transformación que se está viviendo. Estar en frente de una instalación militar y no utilizar la fuerza, no someternos a chantajes y resistir”, argumenta el tabasqueño, quien en unos minutos le voltea la tortilla a los rijosos y les evidencia, porque no tienen llenadera y nunca la tendrán…

Conjeturas

¿Quién ganó y quién perdió en el episodio del viernes frente a la séptima región militar?

¿Ganó AMLO, pero perdió la investidura presidencial?

¿Ganó Obrador porque exhibió a la CNTE, como una organización intransigente?

¿Fue algo premeditado o algo espontáneo de ambas partes? Porque eso sí, no faltan los mal pensados.

¿Se acabó el amor que ambos se profesaron alguna vez?

¿Por qué la CNTE trató de meter reversa el mismo día, y en algunos noticieros declaró que solo trató de protestar, pero no de retener al mandatario?

¿Fue esto, como dijo el Presidente, un ejemplo más de la transformación de México?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *