El misterio del asesinato de cinco en Chiapas, en la víspera de la elección

Christian Enrique González Arreola

Tuxtla Gutiérrez (Ch24/7). Un día antes de las elecciones del pasado 6 de junio, un grupo armadoemboscó y mató a cinco indígenas tsotsiles que transportaban material electoral hacia una comunidad de Pueblo Nuevo Solistahuacán.

A tres meses del multihomicidio, no hay avance en las investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), advierten familiares de las víctimas y un sobreviviente de ese hecho violento, quienes señalan como principal responsable a Enoc Díaz Pérez, exalcalde y excandidato a la alcaldía de Pueblo Nuevo Solistahuacán de la región Norte de la entidad, por el Partido Encuentro Social (PES).
Manuel Gómez Sánchez asevera que tiene miedo porque, desde ese día ha recibidoamenazas de muerte por parte de familiares de Enoc, pero está consciente, dice, que tiene que hablar: “Esa vez, nos emboscaron como 70 u 80 personas, quienes se trasladaban en 10 o 15 carros; dentro ellas estaba su hermano, Samuel Díaz Pérez, a quien identifiqué, cargaba un arma de alto poder”.

El sábado 5 de junio, las personas ejecutadas llevaban cuatro paquetes electorales a la localidad Aurora Ermita; a la altura de Avellano Buenavista, empezaron los disparos; la agrupación delictiva intentó arrebatarles ese material pero, en el forcejeo, una bala impactó en Bernardino Sánchez López.

En reacción, el agente municipal de ese lugar lo auxilió y, de inmediato, lo trasladó hacia la cabecera municipal para que recibiera atención médica, pero fue en el tramo de La Cumbre donde los masacraron.

TENER EL PODER, A COMO DÉ LUGAR
De acuerdo con el también líder de la Central Independiente de Obreros, Agrícolas y Campesinos (CIOAC) en esa región, Enoc Díaz utiliza, además de Los Diablos, a varios grupos armados como Los Chaparros o Los Marianos para sembrar el terror y continuar en el poder, es decir para dedicarse a extorsionar, secuestrar, matar y cometer otros ilícitos no menos graves.
El caso sigue trabado, advierte, y más en estos momentos cuando hubo rotación en las fiscalías de distrito, pues en la Norte, la cual lleva el caso del multihomicidio, estaba Jorge Villanueva Ovando, pero ya se fue, “por eso exigimos al fiscal general Olaf Gómez Hernández que mueva todo, que nos atienda, porque no entendemos por qué está bloqueada esta situación”.

Recuerda que Enoc Díaz y su banda delictiva, Los Diablos, tomaron fuerza una vez que él llegó al poder, en 2012, pues cometieron una serie de delitos, como el secuestro de empresarios de Jitotol, lo que quedó registrado en videos, y lo que incluso le valió la cárcel; sin embargo, al poco tiempo quedó en libertad de forma inexplicable.

“He dejado de ir a visitar a mis padres, porque el tramo donde tengo que pasar, es donde he visto gente armada; de lo que me pueda ocurrir a mí o, a mi familia, culpo directamente a Enoc y a su hermano Samuel Díaz”, asevera quien, además, considera que si no se ha hecho justicia, es porque hay varios funcionarios del gobierno estatal en contubernio con ese personaje y sus agrupaciones delictivas.

Lo único que se exige, afirma por su lado Juan Carlos López Méndez, es que se ejecuten las órdenes de aprehensión y que se le haga justicia a sus familiares asesinados: Bernardino Sánchez, Héctor Hernández López, Silvia Sánchez Sánchez, Ramiro Díaz Sánchez y Moisés Sánchez Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *