Ensalada de Grillos / Opiniones encontradas



Ciro Castillo


Como si toda la vida hubiese tenido el ceño fruncido, el doctor equis tiene decenas de surcos en la frente.

Unas manchas blanquecinas y rosadas terminan de darle forma a su rostro adusto y tétrico.

—Buenas tardes, doctor, nos mandaron con usted—, dice Félix, con timidez.

Él, por respuesta al muchacho que no rebasa los 25 años de edad, apenas alcanza a emitir un pujido.

Las manos del joven están heladas, sobre todo la punta de los dedos, donde la sangre parece haber desaparecido. Le brota un sudor que, por momentos parece pegajoso, como ese gel alcohol hechizo que a veces reparten en algunas oficinas.

—Qué quieren—, prosigue cortante, vestido con una bata blanca con el logotipo del Issste, bastante maltrecha.

No es que el doctor equis quiera infundir miedo a la joven pareja que ahora está en su consultorio, pero lo consigue.

Con su mirada debajo de unas cejas canosas que apenas levanta, dan ganas de salir corriendo, pero no, los muchachos se quedan impávidos, esperando una respuesta más certera.

—Es que venimos…—, expresa el joven, quien lleva puestos unos tenis Converse que compró con su primer salario de repartidor en moto, mientras el galeno le interrumpe con naturalidad:

—Ahh, quieren un aborto—, dice, mientras se hace otro silencio que parece eterno, al menos para el joven y la muchacha, cuyos labios están resecos.

—Miren, es muy sencillo. Si me traen unos estudios que les voy a pedir, procedemos de inmediato, explica el hombre, cuyas venas resaltan negruzcas en la parte superior de sus manos y en los brazos.

—Trajimos unos estudios—, prosigue el joven flacucho y con una gorra negra, pálida como las mejillas de su pareja que apenas ha terminado la prepa y aspira a estudiar sicología.

—¡Es un quiste, no es nada del otro mundo¡ He visto quistes del tamaño de la pelota de beisbol que desaparecen con el embarazo. Yo recomiendo que sigan adelante. No pasa nada, ese quistecito va desaparecer. Quien les dijo que vinieran por un aborto, les mintió—

—Nos vemos para la próxima cita—, complementa el doctor equis, mientras el joven siente que le vuelve el calor al cuerpo…

Decisiones

Debo advertir que estoy completamente en contra de un aborto a propósito, es decir, cuando se toma la decisión porque se mira como una salida a un hecho consumado.

En contraparte, considero que la mujer debe tener la libertad de decidir sobre su cuerpo, sobre todo cuando se trata de una situación en la que ella no estuvo de acuerdo (un abuso sexual por ejemplo) o que podría poner en riesgo su propia integridad.

No es lo mismo que una mujer tome la decisión sola o con su pareja, de no traer a un hijo al mundo, porque “metieron la pata” y es esta la última salida, a recurrir a este procedimiento porque fue abusada sexualmente o porque su vida está en juego por alguna enfermedad; además, que el ser humano en gestación tenga una malformación…

Polémica

Tras esa advertencia, que sirve de poco, porque temas como el aborto, la legalización de las drogas o la eutanasia, siempre dividen opiniones.

La decisión de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de declarar inconstitucional una parte de la Constitución de Sinaloa, levantó ampolla, porque quienes rechazan el aborto consideran que se trata de abrir la puerta a miles de abortos; por el contrario, quienes están a favor, opinan que se trata de un triunfo, pues al fin la mujer decidirá sobre su cuerpo y podrá practicarse este procedimiento sin tener que recurrir a la clandestinidad.

Pero qué tanto el producto de la concepción, independientemente de las semanas de embarazo que tenga, es su cuerpo; se trata de un ser indefenso, cuestionan organizaciones y expresiones religiosas.

¿Pero a pesar de que el embarazo sea producto de un abuso, la mujer debe ser obligada a procrear, so pena de que sea juzgada y encarcelada?, argumentan los que consideran que, como pretendía la legislación en cuestión, el embrión o feto no tiene estatus de persona.

En fin, podríamos pasarnos horas, escuchando argumentos a favor y en contra, pero no nos podremos de acuerdo…

Desmarque

El tema es tan polémico y políticamente incorrecto que, AMLO, cuando fue consultado al respecto, dejó el asunto en manos de las mujeres y de la Corte.

Con un retorcido colmillo, él sabe que opinar a favor o en contra le dejará mal con alguno de los dos bandos en los que se divide la opinión pública.

Por la corriente de izquierda a la que se supone pertenece, uno puede suponer que está a favor del aborto y las libertades de las mujeres, pero, del dicho al hecho siempre hay un trecho.

El tabasqueño intuye que mostrarse pro aborto, le generará descontento con corrientes religiosas como la católica, a la cual, de porsí no ha tenido en el bolsillo este sexenio.

Es la jerarquía católica la que ha cuestionado varios temas en la 4T y este no ha sido la excepción…

Aderezos

-Puentazo se aventaron en muchas escuelas de todos los niveles educativos; ah, pero eso sí, cuando hablamos de problemas de la educación todos nos damos golpes de pecho…

-Malditas casualidades: en Tlalnepantla, Edomex, se desgajó el cerro del Chiquihuite y en Unión Juárez, Chiapas, en el cantón Chiquihuite, un deslave cobró la vida de una persona y dejó a cinco familias sin casa…

-Y a usted cómo le fue de 19 de septiembre. Que estas fechas sirvan para recordarnos lo vulnerables que somos ante los sismos y demás fenómenos naturales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *