Rubén Stevens ha muerto, la autoridad continúa omisa y “El Chino” no rinde cuentas

Marco A. Rangel

Tuxtla Gutiérrez (Ch24/7). Rubén Stevens Juárez Cameras murió la noche del lunes en el hospital “Gómez Maza”. Complicaciones en un pulmón, en médula espinal, en un riñón, neumonía, una infección en las vías respiratorias y la más grave: trauma raquimedular, terminaron con la vida del joven de 23 años, luego de cuatro meses y cuatro días del accidente que sufrió en un viejo colectivo de la ruta 73, sobre el bulevar Laguitos.

María Reina Cameras, abuela de Rubén Stevens, fue quien informó la pérdida de su nieto en las afueras del hospital mencionado, alrededor de las 21.00 horas.

Como se recordará, el 18 de julio Rubén Stevens resultó gravemente lesionado cuando viajaba como copiloto en un colectivo de la ruta 73. La vieja unidad, marcada con el número económico 7301, presentó una falla en el sistema de frenado justo en la pendiente de la colonia Chapultepec y atravesó el bulevar Los Laguitos hasta impactar frontalmente contra dos postes de concreto de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El accidente arrojó 10 personas lesionadas y dejó pérdidas materiales por miles de pesos.

Cabe precisar que Rubén Stevens viajaba en el colectivo como copiloto, porque era el relevo que recibiría la unidad en una de las bases de la ruta 73, ya que trabajaba como chofer para la concesionaria Cheché, S.A. de C.V., propiedad de Julio Arturo Chong Kuan, alias “El Chino”, conocido “pulpo” del transporte en Chiapas.

Apenas el 11 de noviembre María Cameras y su hija Rafaela informaron desde las afueras del Gómez Maza, que los médicos habían declarado a Rubén Stevens como imposibilitado para caminar, esto debido a que su columna vertebral no soportó una cirugía.

Por su parte, el propietario de la unidad, Julio Chong, no ha sido llamado a cuentas por ninguna autoridad desde el accidente.

Se sabe que la unidad accidentada es tipo Urban, modelo 2004, la cual cuenta con 17 años de operación, por lo que no tuvo que estar en circulación como transporte de pasajeros para este año, así lo señala la “Ley de Movilidad y Transporte del Estado de Chiapas” en su Artículo 89, párrafo uno, que establece un máximo de 10 años de antigüedad para que las unidades del servicio público puedan prestar servicio en la entidad.

Textos periodísticos revelan el probable nexo de impunidad entre Aquiles Espinosa García, titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte y El Chino, el acaudalado pulpo del transporte.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *