Código Nucú / Rumbo al 24

César Trujillo

 

El senador chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar y el subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo Aburto, ambos con diferente óptica y un solo fin, coincidieron en la entrega de reformas a la Ley de Migración. Fue el segundo quien depositó el legajo en manos del primero para luego posar para la foto que circuló en redes.

Lo cierto es que más allá de que sean dos chiapanecos dentro de la denominada Cuarta Transformación, y que tejen acuerdos desde la Ciudad de México acorde a sus propios intereses, se trata de dos políticos que seguramente buscarán estar en las boletas rumbo a la sucesión gubernamental 2024 cueste lo que cueste.

Muchos dirán que es muy pronto para calenturas de este nivel y que no se sabe aún el rumbo del dedo que puede ungir al alfil oficial. Cierto. Así es. No se equivocan. Sin embargo, no se necesita mucha lectura para saber que ambos tienen clara la estrategia a implementar y el rumbo a trazar con miras a un solo fin: ser gobernador en el periodo 2024-2030.

Que cada uno trae sus propias restas con pasados marcados, argumentan algunos. ¿Quién en política no las trae?, pregunto yo. Eso es lo de menos, si sabemos leer un poco en cómo se ha construido la historia sabremos de qué hablo. Cada uno tendrá el reto de conquistar a su electorado entendiendo que éste, en mayoría, no está, ojo, en la disidencia feisbuquera ni en la rabia desbordada de la redes sociales.

Tanto Zoé Robledo desde la Subsecretaría de Gobernación, como Eduardo Ramírez en la Cámara Alta del Legislativo, tienen claro que estos seis años son la clave para posicionarse y poder cumplir con las metas trazadas, pero sobre todo el afianzar las alianzas que les permitan llegar empoderados y respaldados por aquellos que confían en su palabra y en sus proyectos a futuro.

Porque aquellos que hablan ahora mismo de muertos y fantasmas, se están equivocando. Sépanse que en política la realidad es como la de lo mágico que se creó en Colombia y si hasta los muertos votan, entonces todo puede pasar.

No acostumbro a jugar a los vaticinios, lo saben bien, pero la realidad muestra que el sueño de Zoé y de Eduardo, de manera inmediata, es la gubernatura. Seguro que en breve van a saltar otros nombres y seguro que más de uno se dirá que es la carta marcada del gobernador en turno (un juego que se da siempre aunque no sea así) y hasta alguno apostará por jugar un caballo negro apostando a la paridad (aunque los intereses sean otros). En fin.

Por lo pronto, dos chiapanecos que suspiran con gobernar su estado se tomaron la foto y sonrieron. Se reconocen, cada uno a su modo, la forma de operar y trabajar: muy distinta, por cierto. Saben que la políticas se construye con acuerdos y no con diferencias. Sobre todo en estos tiempos de esperanza. Ya veremos más adelante. Por ahora, como dicen, que venga el futuro.

 

CAMINANTE SÍ HAY CAMINO.- Sin reflectores, moderada en sus declaraciones, ocupada en su trabajo legislativo y en la construcción de alianzas más que en llamar la atención, respondiendo respetuosamente a la prensa cuando la requieren, la diputada del Partido de la Revolución Democrática Democrática (PRD) en Chiapas, Olga Luz Espinoza Morales, forja un eslabón más en su trayectoria.

Bien puede hablar de temas de educación que domina perfectamente, de Ciencia y Tecnología, de derechos humanos, de feminismo o de cultura, me consta en algunas de las pláticas que hemos tenido. Aunado a ello, siempre se le ve sin necesidad de un séquito que la ande acuerpando o bloqueando para que nadie la aborde, lo cual celebro.

Tengo el gusto de conocerla de años atrás y siempre ha sido así: mesurada en su actuar, dispuesta a escuchar y a dar una solución, si la hay. En las sesiones legislativas se mantiene atenta y sube a tribuna cuando así se requiere.

Si algo le he reconocido a la doctora es que tiene clara la lectura política que, para poder avanzar y sacar adelante los compromisos, se requiere de concensos y acuerdos. Por ello la vemos sumando y forjando un camino para que quienes sigan sus pasos sepan qué ruta seguir.

Esta legislatura tiene en sus manos la posibilidad de dejar una huella imborrable, de marcar, con la presencia de más mujeres diputadas, una historia diferente. Como Olga Luz, otras legisladoras ya saben la ruta y sentarán las bases de lo que viene.

Porque como ellas mismas han dicho elevando la voz: sin mujeres no hay futuro.

 

MANJAR.- Los socios del Conejobús han solicitado que el gobierno de Chiapas disuelva la sociedad y desaparezca al Sistema de Transportes Urbanos de Tuxtla. ¿La causa? El quebranto financiero que se ha dado a conocer en múltiples ocasiones. El tema no es nuevo. Desde el sexenio pasado la empresa ha dejado de ser funcional. Basta ver el panteón de autobuses que está rumbo al Campestre y los historiales de saqueos y vandalismo que han sufrido y que la prensa ha documentado. Así, el proyecto sabinista parece estar ya con tumba cavada y es sólo cuestión de tiempo para que esto ocurra. #Arrivedercci // “El político debe tener: amor apasionado por su causa; ética de su responsabilidad; mesura en sus actuaciones”. Máx Weber. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro La invención de la crónica de Susana Rotker y el disco Leftoverture de Kansas. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

 

Contacto directo al 961-167-8136

 

Twitter: @C_T1

 

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *