Políticamente Incorrecto / LXVII un desperdicio de recursos públicos

Javier Opón

A un año de concluya la LXVII legislatura con mucha pena y poca gloria podemos notar que es una las peores legislaturas en la historia del estado.

En el 2018 mucha gente accedió a la petición del entonces candidato a la presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador de votar el 6 de 6, era para que se pudiera lograr la cuarta transformación de México, para que el presidente contará con el respaldo del Congreso de la Unión y de los congresos locales para aprobar leyes que coadyuvaran a ese cambio tan esperado por millones de mexicanos.

Era necesario reformar leyes y echar para atrás reformas aprobadas en los sexenios anteriores para poder rescatar la nación planteada por AMLO. Por ello, durante su campaña llamaba al famoso 6 de 6: votar por todos los candidatos de MORENA y sus aliados, algo que parecía congruente con el proyecto de nación. Empero, algo que el presidente no previó fue la falta de compromiso y experiencia de la gran mayoría de los candidatos. Claro, con sus honrosas excepciones, pero pasada la mitad del tiempo que dura la legislaturas locales podemos darnos cuenta que fue un crasso error, ya que la productividad legislativa ha sido casi inexistente en el caso de Chiapas y a nivel federal no nos llevan gran ventaja.

Por lo menos en Chiapas, donde la mayoría del Congreso local la tiene Morena, pareciera que la estrategia del Presidente fue una equivocación. No hay iniciativas ni leyes que coadyuven a sacar de la corrupción, la pobreza y la injusticia de Chiapas, y en lo que resta de la legislatura no parece que ésta vaya a ser más productiva. Es más, muchos legisladores ya piensan en pedir licencia al cargo para ir por la reelección o por la alcaldía de su pueblo, pues ante la falta de autocritica, creen ser merecedores a otro premio o por lo menos a repetir el mismo.

Y es que a decir verdad, con sólo 10 diputados se pudo haber logrado el trabajo realizado por la LXVII legislatura, por lo que el pago de los otros 30 se me hace un dispendio de recursos debido a la falta de productividad.

La inexperiencia de los afortunados “legisladores” los llevó a creer que con posicionamientos mediáticos cumplían con su trabajo, otros fueron aún más osados proponiendo leyes que van en contra de la propia Constitución, pero que según ellos estaban proponiendo cosas extraordinarias que revolucionarían las leyes y traerían bienestar a la sociedad. Es tal su ignorancia que metieron a la congeladora temas prioritarios como la adopción homoparental y el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo o la Ley de Identidad, además de dejar temas fundamentales fuera de la agenda legislativa como el combate a la corrupción, la protección y cuidado del agua, y el cuidado del medio ambiente.

Pero los que de plano han atentado contra toda lógica es la fracción parlamentaria del PES, quienes para cumplir con su cuota legislativa han propuestos temas como “el día de la oración” y el “PIN Parental”, un recurso que atenta contra la educación científica y laica de niños y adolescentes, ya que los mochos de este partido creen que la educación sexual es un atentado contra la moral y la religión de los niños, olvidando que Chiapas es uno de los estados con mayor número de embarazos adolescentes debido precisamente a la falta de educación sexual. A estos señores les molesta que en las escuelas se hable de métodos anticonceptivos, pero aún más sobre diversidad sexual, algo que es imposible de aceptar para ellos debido a sus cánones religiosos más que morales.

Los diputados del PES no entienden que vivimos un estado laico y que deben dejar sus creencias y moralidad fuera del recinto legislativo para poder servir en el cargo que se les confío. Bien les vendría poner en práctica el conocido refrán “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”.

Esperamos que este mal sabor de boca nos deje una enseñanza y para el 2021 se pueda razonar bien nuestro voto, para no tener tres años echados a la basura, sin la creación de leyes que favorezcan el crecimiento de uno de los estados más pobres del país. Los diputados federales, al igual que los locales, no han dado ningún resultado que favorezca a Chiapas. De los senadores ya hablaremos en otro momento.

P. D. El caso del Dr. Gerardo Domínguez Yuca deja al descubierto la fragilidad del sistema de salud en Chiapas y da indicios de que los actos de corrupción continúan dentro de las instituciones sin que hasta hoy haya responsables. Los delitos que se le fincan al Dr. Yuca no son graves, por lo que podría continuar su proceso en libertad. Es necesario el combate a la corrupción pero también hay que recordar que el desabasto de medicamentos en el ISSTECH es una realidad que viven todos los días los afiliados a este instituto que fue convertido en la caja chica de administraciones pasadas, por lo que es necesario que este combate a la corrupción sea de raíz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *