Denuncian muerte de madre embarazada por negligencia médica en el hospital del IMSS de Bochil

Fotografía: Marco A. Rangel

Christian González

Tuxtla Gutiérrez (Ch24/7). Otro caso de negligencia médica en el Hospital Rural del IMSS de Bochil, fue denunciado ayer por una familia zoque del municipio de Jitotol que evidenció la muerte, el pasado 1 de noviembre, de Matilde Ruiz Hernández, de 36 años, y de su bebé en ese mismo nosocomio.

Eva López López, su cuñada, recordó que ese día llegaron a la clínica y su hermano, de oficio campesino, consiguió una silla de ruedas, pero la atención tardó casi una hora, por lo que ella quedó muerta en una camilla con el bebé aún en su vientre.

De hecho, aseveró que el certificado de defunción se lo entregaron en blanco, es decir que no le pusieron la causa del fallecimiento de Matilde e, incluso, una doctora de nombre María Flores Escalante le negó el llenado correcto del mismo. “Tuvo que buscar un doctor particular para que lo llenara, porque llevaba a mi cuñada en una ambulancia, donde ya tenía casi dos horas de muerta”.

Tras el suceso, el marido de Matilde reveló que en un par de ocasiones lo visitaron enfermeras de ese nosocomio para pedirle el acta de defunción (la última vez el pasado 11 de noviembre), lo cual notó raro porque incluso a él le intentan achacar el deceso, pues el director de ese nosocomio, Guadalupe Hernández Vaquerizo, argumenta que la mujer fue llevada sin signos vitales y con una fuerte hemorragia de sangre.

En la actualidad, dijo que ya apareció otro certificado hecho por el IMSS en el que se aclara que hubo problemas de placenta, cuando al principio hubo la negativa; “quedaron 5 hijos huérfanos de mamá, ¡no se vale!, porque mi mujer estaba consciente, hablaba, por eso sabemos que hay algo mal, pero no hay especialistas ahí, no hay ginecólogos”, declaró.

Por otro lado, el sábado pasado, en este mismo hospital, una bebé con una sutura en casi todo el cuello fue entregada muerta a su padre, luego de que a su esposa le practicaran una cesárea en el nosocomio, lo que “prendió las alarmas” ante lo que parece ser una negligencia médica.

***

RESPUESTA DEL IMSS. Con relación a la presunta negligencia por la que falleció una paciente embarazada y su producto en el Hospital Rural de Bochil, la oficina de Representación Chiapas del IMSS aclaró que:

Con fecha 1 de noviembre, la paciente de 36 años que cursaba un embarazo aparentemente de término, arribó al Hospital Rural luego de que acudiera con una partera. La embarazada no llevó control prenatal, como consta en el expediente clínico.

Ingresó al hospital a las 09.35 horas, donde personal médico de base, especialista en cirugías para servicios rurales, hizo notar que la paciente presentaba sangrado vaginal abundante desde el traslado de su domicilio, hasta su ingreso al HR; se constató que falta de frecuencia cardiaca audible en paciente y feto. De inmediato se procedió a realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada, brindando cinco ciclos sin respuesta.

Por las condiciones de su llegada, se notificó al Ministerio Público con sede en Bochil para el trámite de certificado de defunción, mismo que fue realizado por un médico privado que diagnosticó: choque hipovolémico grado IV, hemorragia obstétrica y probable desprendimiento de placenta. El IMSS en Chiapas lamentó el fallecimiento de la paciente embarazada y su producto, al tiempo que expresó sus condolencias a sus familiares.

Dos de de los hijos de los cinco hijos de Matilde. Foto: Marco A. Rangel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *