Ensalada de Grillos / Uñas largas



Ciro Castillo

Un político pueblerino me dijo antes de la elección anterior que él había decidido no participar en la contienda para una presidencia municipal, porque le estaban pidiendo un millón de pesos.

—¿Un millón de pesos para ser candidato?— pregunté con cierta inocencia.

—No, hermano, un millón de pesos para ser precandidato—, soltó con una larga carcajada.

El señalamiento fue para la dirigencia del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cuya “lideresa” acaba de defender la elección de Altamirano, argumentando legalidad de parte de la esposa de Roberto Pinto Kánter, cuyo paradero sigue siendo una incógnita, al grado que algunos empiezan a creer que lo del supuesto “secuestro” fue un montaje.

Me decía el aspirante, con resignación y algo de tristeza: ya no se puede participar ni hacer política sin tener dinero.

Algunos alcaldes que resultaron triunfadores en la contienda electoral reciente se gastaron hasta cinco millones para llegar a Presidencias Municipales de medio pelo. Por eso “el hambre” con la que asumen el cargo y por eso tanto alboroto entre quienes no quieren los seis concejos municipales que designaron los integrantes de la 67 Legislatura, cuyo cierre fue gris y sin pena ni gloria…

El interés tiene pies

Desde la tecleadera uno se pregunta por qué tanta inconformidad en Venustiano Carranza, Siltepec y Emiliano Zapata, tres de los seis municipios en donde el Congreso del Estado saliente determinó nombrar un Concejo Municipal para el siguiente trienio.

No es casualidad que, en estos tres lugares, y no falta que suceda lo mismo en Honduras de la Sierra (un fracaso de la remunicipalización), El Parral y Frontera Comalapa, los habitantes estén molestos con los concejos municipales designados.

¿En verdad están preocupados por la gobernabilidad de su municipio? ¿En verdad quieren que haya obra pública y transparencia en el manejo de los recursos? ¿De veras es un interés legítimo de mejora para sus comunidades lo que les mueve?

Felipe Granda, el más chapulín de todos los diputados locales, ha expresado que la designación de los concejos municipales no está al margen de la ley, sino todo lo contrario, apegada a derecho.

Si el antes verdecologista tiene razón, pues entonces que dejen gobernar a los concejos municipales.

En municipios como Carranza, Honduras de la Sierra, El Parral, Emiliano Zapata y Comalapa, no se pudo llevar a cabo elecciones porque no había garantías o porque la jornada electoral fue demasiado sucia.

Aunque cabe la posibilidad de convocar a nuevas elecciones y que éstas estén mejor observadas, porque no habrá otros distractores, qué nos garantiza que la jornada será en paz.

Si los concejos municipales que, se supone, no están en manos de una sola persona sino en un grupo de ciudadanos que conforman un órgano colegiado, garantiza estabilidad, pues que se queden. Claro, el interés tiene pies…

Prófuga de la justicia

Pues con la novedad de que la prófuga de la justicia Viridiana Hernández Sánchez, expresidenta municipal de Simojovel, asistió a la toma de posesión de su ¿exesposo? Gilberto Martínez Andrade el pasado primero de octubre.

La exalcaldesa, quien se supone ha permanecido “oculta” en Veracruz, de donde es originario el nuevo munícipe, fue incluso presentada en público como parte de la familia.

Dicen las malas lenguas que la señora pactó su salida, porque de otra manera uno no se explica que haya regresado tan campante a la fiesta de su exmarido (no se sabe si están divorciados). Otra vez todo queda en familia.

Por cierto, también, cuentan los simojovelenses, es mucha casualidad que el nuevo grupo “de autodefensas” Fuerzas Armadas de Simojovel haya hecho su aparición en sociedad el mismo día que el nuevo ayuntamiento entró en funciones.

Además, y tampoco es por echar grilla, ahora sí dónde está el padre Marcelo Pérez Pérez, quien hace unos años protestaba hasta por los triques que se queman en las fiestas.

No queremos pensar mal, pero a lo mejor en una de esas, su corazoncito está pintado de verde…

Uñas largas

Parece que no hay municipio chico en el que los presidentes municipales no hayan metido mano al presupuesto; en el caso de El Parral, por ejemplo, trasciende que Albert Molina se llevó pa’ su casa más de 10 millones de pesos del erario.

Con lo que no cuenta el señor es que, trasciende, ya se liberaron órdenes de aprensión en contra, según información de la Auditoría General del Estado.

Albert Molina no sólo demostró tener las uñas largas, sino también la lengua, pues ahora ha comenzado a repartir panfletos en donde despotrica en contra del actual Concejo Municipal, como cuando alguien habla por ardor.

Las horas para este señor que pretendía perpetuarse en el cargo, parece que están contadas…

Aderezos

-Cuentan que la caída del Face, del Instagram y del WhatsApp provocaron pérdidas de más de 5 mil millones de dólares a Mark Zuckerber y uno preocupado porque sacó a crédito unos jeans en Coppel…

-Una funcionaria municipal puso en su Face que era su primer día en sus oficinas y, claro, recibió muchos aplausos. ¿Acaso es necesario presumir que estás ocupando un cargo público?…

-Mariano Díaz Ochoa aparece saludando al gobernador Rutilio Escandón en San Cristóbal; algo así como un beso de Judas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *