Un lobo con piel de oveja

Tuxtla Gutiérrez (Ch24/7). A lo largo de sus años como pastor, Josué Pérez Pardo se ha visto envuelto en escándalos tanto de índole familiar como homofóbicos y denuncias por la ilícita captación de recursos económicos.

Durante el sexenio de Juan Sabines Guerrero, el gobierno estatal otorgó un recurso de 50 mil pesos mensuales al Consejo de Iglesias Cristianas Evangélicas, encabezado por Josué Pérez Pardo, sin que éste haya notificado el ingreso del recurso a los demás integrantes del organismo.

En enero de 2014, activistas y promotores de los derechos humanos interpusieron una denuncia ante la Comisión Nacional para la Prevención contra la Discriminación (Conapred) contra la Fundación Chiapas Verde, presidida por Leonardo Guirao Aguilar, y la agrupación religiosa Jesucristo Esperanza Segura, dirigida por José Pérez Pardo, luego de que ambos entes iniciaron una campaña contra matrimonios entre personas del mismo sexo.

Ambos grupos de corte religioso fueron auspiciados por el entonces gobernador Manuel Velasco Coello, quien desembolsó millonarias sumas para pagar espectaculares e inserciones en diarios, además de publicidad televisiva en partidos de futbol de Primera División, así como en peleas internacionales de box.

En ese mismo año, Pérez Pardo fue denunciado por la organización Pastores Unidos por Chiapas una serie de irregularidades, como el amañado manejo de recursos y la manipulación de los feligreses con fines políticos.

En mayo de 2016, Josué Pérez Pardo fue señalado de proteger al responsable de la muerte de Luis Montero Gómez, reconocido defensor ambientalista que durante años luchó contra el saqueo indiscriminado de materiales pétreos en la cuenca del Río Santo Domingo.

De acuerdo con textos periodísticos, una camioneta propiedad de Pérez Pardo, conducida por Mauricio Alfaro Coutiño (gente cercana al pastor evangélico) atropelló la motocicleta donde viajaba Montero Gómez. La camioneta rotulada con leyendas de la congregación dirigida por Josué Pérez Pardo, fue incluso captada en imágenes por medios de comunicación digitales. Pese a las pruebas públicas del fatal accidente, y ante turbios procesos judiciales, demoras innecesarias y procedimientos poco claros, extrañamente el delito fue minimizado y el homicida imprudencial dejando en libertad.

Ese mismo año, Sunny Pérez, hijo de Josué Pérez Pardo, presumió en redes sociales sus múltiples viajes al extranjero, su lujosa vida y los cuantiosos recursos que le ha dejado la iglesia que dirige su padre.

El hijo del pastor se encargó de dejar en claro que existe un gran contraste de la forma en la que él y su familia viven en comparación con sus feligreses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *