Ensalada de Grillos / Del dicho al hecho



Ciro Castillo


Creemos, sin temor a equivocarnos, que si a los mexicanos nos preguntan si estamos de acuerdo en castigar a sus expresidentes, la mayoría estaríamos a favor.

Habría, seguramente, quienes dirían que ya es demasiado tarde o simplemente dirían que no, porque les fue bien durante los últimos sexenios; sin embargo, una cosa es que se pregunte y otra que realmente se lleve a cabo.

Es distinto que muchos queramos que se juzgue a los exmandatarios, quienes a todas luces, no hicieron lo suficiente para sacar adelante a este país, pero sí se embolsaron millones de pesos y permitieron innumerables actos de corrupción.

Ahora bien, lo mismo pasó con gobernadores y presidentes municipales, quienes se enriquecieron, porque a la Presidencia de la República, le valía un cacahuate que hicieran y deshicieran con el Presupuesto, mientras no dieran problemas y les garantizaran lealtad y votos, en el momento que se necesitara.

Un ejemplo es Chiapas, donde los últimos gobernantes, barrieron con el poco desarrollo que se había logrado con el primer gobierno de seis años.

Entonces, si a los mexicanos nos preguntan si queremos que se castigue a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón y a Peña Nieto, pues claro que diremos que sí. Pero insistimos, del dicho al hecho hay un gran trecho…

LA PREGUNTA

¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables investiguen y, en su caso, sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?

Esa es la pregunta que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, plantea sea realizada el próximo seis de junio de 2021, en plenas elecciones de 15 gobernadores, diputados federales, diputados locales y cientos de alcaldes.

Así lo hizo saber este martes, en un documento enviado al Senado de la República donde propone llevar a cabo una consulta popular para que la gente decida si se enjuicia o no a los exmandatarios.

Al final de cuentas será la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien determine en un período de 20 días, la constitucionalidad de esta solicitud presidencial; sin embargo, AMLO ya ha cumplido, principalmente con una masa de seguidores que le dicen sí a “ojos cerrados”.

El tabasqueño, aunque dice ser partidario de no mirar atrás, quiere pararse el cuello y presumir que fue él quien empujó traer al banquillo de los acusados a los expresidentes, aunque sea solo mediáticamente.

Claro, no podemos emocionarnos. Una cosa es que se plantee y otra que realmente caerá alguno de los exmandatarios.

Si realmente se quisiera llevar ante la ley a los expresidentes, bastaría con que la Fiscalía General de la República pusiera en marcha su maquinaria.

Solo esperamos que la consulta no quede en un asunto mediático o para tratar de influir en los comicios de 2021, porque eso sí, la gente ya no es tonta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *