Ensalada de Grillos / Gallina que come huevo


Ciro Castillo


Cuando andaba el proceso para definir quién sería el aspirante a quien el PAN, el PRD y el PRI abanderarían para la alcaldía tuxtleca, dijimos que lo mejor que le podría pasar era que postulara a Emilio Salazar Farías, pero no ocurrió así y optaron por Willy Ochoa.
Nuestro argumento principal fue que, Ochoa Gallegos ya traicionó una vez a la sociedad chiapaneca, al aceptar ser “Gobernador de Chiapas por una semana” y por tanto, lo volvería a hacer.
Esto ha quedado demostrado, pues, ni siquiera comienzan oficialmente las campañas a las presidencias municipales y el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) le propinó su primer jalón de orejas.
La Comisión Permanente de Quejas y Denuncias aprobó un procedimiento especial sancionador “en contra de un candidato a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez, de la coalición ‘Va por Chiapas’… por actos anticipados de campaña.”
El postulado por el PAN, el PRD y el PRI se quiso pasar de listo, haciendo proselitismo antes de tiempo y a la antigüita: regalando tortillas y bolsas para el mandado.
“…las actas de verificación de propaganda presuntamente anticipada de campaña, que realizó personal de la Unidad Técnica de Oficialía Electoral del IEPC, mediante diversas actas circunstanciadas, se evidencian las conductas de forma sistemática y queda acreditada la propaganda realizada en Facebook, en las que se advierte la actividad reiterada y permanente del ciudadano…” dice la resolución del IEPC, quien dio vista a la Fiscalía Electoral de la Fiscalía General del Estado y la Unidad Técnica de Fiscalización del INE, es decir, que la novela no ha concluido. Gallina que come huevo…
¿A LA MALA?
Willy Ochoa, quien ha demostrado ser un político que no tiene escrúpulos para alcanzar sus objetivos, respondió en un video que “lo quieren bajar a la mala”.
Nada más alejado de la realidad cuando es él quien cometió una irregularidad y no el árbitro electoral, quien está obligado a reportar cualquier acto fuera de lo establecido en la ley electoral.
En lugar de intentar hacerse la víctima, el recalcitrante priísta debería pedir disculpas porque está haciendo lo que siempre se ha hecho en la política mexicana: aprovecharse de la miseria de la gente.
Parece que algunos políticos, como es el caso de Willy Ochoa, quien ha hecho una fortuna con el negocio del outsorcing, no ha comprendido que se viven otros tiempos y que necesita ser más creativo para conquistar a la gente.
Regalar dádivas, además de que se trata de un delito electoral, es una ofensa y una burla para la inteligencia de la gente. Gallina que come huevo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *